miércoles, 25 de enero de 2012

CHESTERNUNA




Dudo mucho que hubiera alguien más genuinamente cajatambino que Chester. Ni tampoco puedo imaginar  alguien que pudiera serlo más de lo que lo fuera él. Aun cuando su vida se puede resumir en unas cuantas palabras: Uriel Solorzano nació en Cajatambo y murió en Lima; su recuerdo sobrepasa al agricultor de Kunan o al constructor mudado a Atusparia, en el confín de la mayor megalopolis andina del Pacifico.




Pues Chester (Uriel para los papeles y para los extraños) fue, en todo cuanto hizo y pensó, un homenaje constante y rotundo a Cajatambo. Dotado, aun sin llegar a viejo todavía, del sereno regocijo de la memoria poseia un alma poblada de tesoros no por inasibles menos reales. Y acaso, por eso mismo, por sobre la elocuencia su atributo más visible fuera el de ser siempre un certero y consumado retrucador. Tan preciso como ameno. Entonces, era un deleite escucharlo. Dicho en forma más explicita: siempre tenía, como el mago bajo la manga, una referencia que daba lustre al comentario o las evocaciones de su interlocutor. Parecía un reposado sabio con mostachos disfrazado de albañil. Jamás conocí un interlocutor más habil y desconcertante. Era Chester. Por eso, aunque su vida haya llegado a su fin, no ha terminado: ha de continuar en la memoria. Bastara con decir: “ Como decía Chester”.




Por eso, a modo de despedida, ninguna evocación resulta más oportuna y precisa que la de recurrir a sus propias palabras para repetir su expresión más emblematica, perdurable y desafiante: “Mejor, queda mal”. Era Chester.




Solo cabe decir de su vida, lo mismo: “Mejor, queda mal”.

martes, 24 de enero de 2012

ATARDECER EN CARAL



El 19/09/2011, procuré captar el silencio y la soledad de cinco milenios que reposa en Caral, la ciudad sagrada rodeda de cerros yermos.
Aqui las fotos que vuelven, o mejor dicho: me devuelven, las imágenes de aquella tarde memorable.
Vuelven desde Noruega (gracias a la gentileza de los Mohen, la amable pareja noruego-alemana que en una sola tarde me demostró que para el amor y la juventud no existe edad).
Fuimos los últimos visitantes del día, pero -al margen de las palabras-nosotros partimos, el color de aquella tarde inolvidable, no. Existe, persiste.
http://www.flickr.com/photos/wilakoj/sets/72157629092616049/show/