miércoles, 26 de octubre de 2016

LA CASA DE PIEDRA


Y así como Pablo Neruda dejo en Isla Negra una casa de piedra y madera frente al mar, Walter Quinteros dejó en Rancas también una casa de piedra y madera al pié de montañas, para honrarlo y recordarlo.








Walter Quinteros Salazar (1937-2009), fue sin duda el académico mas notable de la historia de Cajatambo.
Alumno de la escuela La Torre (Cajatambo), durante su infancia, del colegio Luis Fabio Xammar (Huacho), en la adolescencia, y después, de las universidades Cantuta, San Marcos (Lima) y  Carolina del Norte (EEUU); para concluir su devenir intelectual (ostentando los grados de doctor en Antropología y Sociología) como docente de la principal universidad de Puerto Rico.
Hijo de Humberto Quinteros, ganadero y músico creador de la golgoliada (la secuencia más característica de la musica cajatambina)  nació en el fundo Rancas  y  allí, en Rancas, en la vistosa ladera de su querencia construyó una casa.
Una hermosa rumi wayi al pie de las montañas  en donde continuar, aun después de la vida, viviendo.


Amigo y colega de José María  Arguedas,  preclaro peregrino y hatun yachachik de Cajatambo, Walter -antes que a cualquier cementerio- regresó a Rancas para jamás ausentarse, ni de su tierra ni de la memoria. Pues, que duda cabe, aun después de fallecido, en Rancas vive.


1 comentario:

  1. Linda semblanza para un gran amigo...imposible de olvidar...

    ResponderEliminar