jueves, 21 de julio de 2016

PRIMER CARRO EN CAJATAMBO

 
Astobamba y Cajatambo, sin carretera 

Aunque a mi mismo me cueste creerlo guardo memoria de algún instante de la ceremonia de inauguración de la carretera Pativilca-Cajatambo el 16.6.1966. Tenia entonces cuatro años y seguro debí ir de manos de mi madre (que siempre recordó las palabras del presidente: "Nunca dirán: Belaunde lo hizo. Siempre dirán: el pueblo lo hizo!"). Tampoco he olvidado el tractor rojo que conducía el tío Germán Quinteros - quien había ganado la licitación para la construcción del tramo final- pues trepado en ella cada mañana, con mis puka botas de jebe, salia de mi casa en Astobamba "para ir a trabajar en la carretera".
"Con amor a mi familia, a mi tierra y a mi patria", con esa emotiva y explicita dedicatoria en 1997 el odontólogo Guillermo Rivera Huacho publicó en Lima un libro que siempre quise encontrar y leer: "Cajatambo, sus fiestas y costumbres" (hasta que por fin llegó a mis manos de mano de mi primo César Cuellar). Testigo presencial de los hechos que cuenta, don Guillermo legó un entrañable testimonio de gratitud a Cajatambo y a su gente. Por eso mismo, al cumplirse el 2016 el cincuenta aniversario de la construcción de la carretera Pativilca-Cajatambo, ninguna ocasión mas propicia para honrar su memoria y compartir un episodio singular de sus recuerdos.

Reunión organizada por el Comité de Damas pro inauguración carretera Pativilca-Cajatambo, presidido por doña Hortensia Reyes Ballardo (1966)


"El 14 de enero de 1966 llegó el primer carro, una camioneta Dodge Pickap al mando de su propietario: Germán Quinteros,  cariñosamente  conocido como el 'Loco Germán'. Aquel día pasando Cañón llega a Tumac, surca los cerros de Palpas y Cajamarquilla, por las zetas que dibuja la carretera hasta el puente inconcluso de Llogchi que apenas quedó  terminada -a cargo de otro contratista- las locas aguas del invierno se llevaron para siempre. El querido 'Loco' al llegar a este lugar lo pasó  por el camino del tractor, ayudado por este, y los trabajadores del puente. 
Avanza veloz con su ágil camioneta, zigzagueando devora curvas, rompiendo el silencio virgen para el rugir de los motores, toma la recta a la altura de Puris, pasa Seguiaragra, Laquiar, Huancal, Siskan, Warnijirka, Astobamba, cruza el pequeño puente de piedra y cal sobre el río formado por el deshielo del nevado Huaylashtokanka.
Cuando los relojes marcaban las diez de la noche el querido 'Loco Germán' hizo su entrada por la calle principal, en medio de eufóricos gritos, aplausos, lágrimas y abrazos. En aquel instante inolvidable el bullicio de algarabía se confundía con el bronco rugir del carro. 
En la lobreguez de la noche invernal, la lluvia arrecia, pero nada detiene el festejo convertido en noche de gloria y felicidad: pues es el justo tributo, en la persona de Germán Quinteros, a todos los que hicieron realidad la ansiada carretera. Así, aquel día memorable, largos y sufridos años de esperanza y espera llegaron a su fin".

 

SATUCO



Era viernes, con certeza lo recuerdo. La misa había terminado. De pronto, afuera, en la calle, irrumpió "Cajatambina" interpretado por un conjunto de arpa y violines. Complacidos los asistentes lo escucharon con fervor. Pero fueron -me parece verlos todavía- Noemí y Satuco los primeros en salir a bailar.
Así,en el frontis de la pequeña iglesia de La Merced en Huacho, comenzó la celebración en tributo a María Magdalena. Era la noche del viernes 17.7.2015
Tres días después, en dramático contraste con el entusiasmo de aquel instante, Saturnino Arias Dominguez  falleció de manera súbita y violenta. Camino a una casa vecina, un accidente de tránsito se llevó su presencia, pero no su recuerdo. Mucho menos su pasión y devoción por su pueblo y su familia.
Esa familia y ese pueblo que, al cumplirse un año exacto de su partida, le agradece saber que su recuerdo es, a pesar de los pesares, una ausencia pero también una entrañable continuidad. 
Pues, al igual que todos, partió sin retorno, es verdad. Pero, como pocos, se apagó para mejor arder. Y como ninguno, se fue para quedarse.



martes, 12 de julio de 2016

SAN CRISTOBAL


Cajatambo y sus jirkas tutelares: San Cristobal y Huacshash

                                                                
De cualquier parte de la ciudad resulta visible. Para quienes nacimos en ella es, sin duda, lo que más hemos mirado y lo que ausentes más recordamos: San Cristobal, el apu tutelar que además de mirar se canta en Cajatambo.
Sin embargo, aunque todos la vean son pocos los que, al revés, ascienden a su cima para contemplar la ciudad cubierta con techos de calamina. A mis 53 años decidí hacerlo. Hollar el vértice de aquel magnifico mirador.
La mañana del lunes 23.5.2016 un station wagon blanco irrumpió en la plaza de Astobamba. Sus ocupantes venían a mi encuentro aunque, a decir verdad, apenas al despertar lo primero en que pensé es en mitigar mi urgente sed.

Plaza de Astobamba
"Allí viene Cesar". La risueña voz de Irene -a cuyas manos se debe la mas  deliciosa chicha de jora que se vende en el pueblo- anunció mi llegada mientras me dirigía a su tienda. Contratado para la ocasión, en el auto de marras, venían Raymundo Hijar -presidente del Patronato de Cultura y Turismo de Cajatambo- y Norberto Hijar -fotografo- para emprender conforme a lo convenido el ascenso al apu tutelar de la ciudad en que nacimos.
Provistos de coca, cigarro y ron emprendimos el ondulante recorrido de la trocha que conduce hasta el lomo del jirka -en cuyas estribaciones se localiza la ciudad- donde se yergue una cruz de metal empotrada sobre un pedestal de concreto. De modo que no podía merecer nombre mas explicito que el que le ha sido dado: Cruzpunta.

Cruzpunta

Hechos los brindis y las iniciales tomas fotográficas de rigor al pie de la cruz, luego de repartirnos imprescindibles puñados de hojas de coca iniciamos la caminata. Por un sendero angosto y cada vez menos vigente en poco mas de una hora alcanzamos la anhelada cima.

Norberto y Raymundo a media cuesta

Al llegar a la explanada final lo que mas impresión nos causó fue toparnos con una huanca (piedra vertical fijada en el suelo) y una pirka (muralla de piedra) circular de unos diez metros de diámetro desde donde es perfectamente posible ver (y entrever) pueblos, cerros y montañas perpetuas. Un verdadero privilegio de la vista. Rirgunansipa nahuinsiwan, shongunsiwan. Yarparkur, kushirkur.

AñaSan Cristobal de Cajatambo
 
 





jueves, 7 de julio de 2016

MIRADOR DE SAN ANTONIO

Cordillera Huayhuash. Comunidad campesina de Huayllapa. 
Distrito de Copa. Provincia de Cajatambo. Región Lima.


Al frente de un grupo multidisciplinario de trabajo -convocado por el Patronato de Cultura y Turismo de Cajatambo y promovido por la Municipalidad Provincial- regresé una vez mas a la cordillera Huayhuash.
La tarde del 16.6.2016 junto con Norberto Hijar (fotografo), Carlos Ly (corresponsal del diario El Comercio), Juan Cajachagua (empleado de la Municipalidad de Cajatambo), logré vencer la empinada cuesta que conduce al mirador de San Antonio (5,100 msnm).
Jamás luché mas contra mi mismo. A mis 53 años y con 87 kilos a cuestas, nunca apenas tres inesperadas palabras ("Adelante, falta poquito"), dichas por una visitante -ya en retorno- francesa me ayudaron tanto. 
Mágicas palabras, inolvidables y prodigiosas. Merci purikoj warmi.

Aquel día entre los primeros visitantes que retornaban de la cima del mirador quién apareció adelante, entre mas de una veintena de chicas y muchachos, fue esta risueña joven que vino desde Israel para recorrer la cordillera Huayhuash.