sábado, 29 de abril de 2017

MACHI



Cuando el tronar de los cañones aun retumbaban en Europa, antes del final de la Primera Guerra Mundial, vino al mundo Marcelina Rivera Porlles un 26 de abril de 1916.
Nació en Cajatambo, justo cuando Cajatambo -provincia primigenia que nació con la República- dejó
de pertenecer a Ancash para ser parte del departamento de Lima.
De manera que doña Machi, por singular designio,  es contemporánea del Cajatambo que forma parte de la Región Lima.
Po eso mismo, con más razón, este homenaje es también para Cajatambo.
En particular el libro que lleva su nombre.
Un libro escrito por su hijo y por otros hijos de madres cajatambinas.
Un libro que cuenta su vida y la historia del pueblo en donde refulgió el esplendor de esa vida.
Hija de Juan Fuentes Rivera, natural de Oyón, y Liboria Porlles, fue niña, adolescente,
madre y esposa en la tierra que la vió nacer.
Docente en sus inicios, pero ante todo mujer valiente y decente, se liberó de la rutina escolar
para seguir su propio camino.
Así Cajatambo vió a la esposa del profesor Encarnación Gonzáles regentar el restaurante
más concurrido de la ciudad y el hospedaje más acogedor.
De igual modo ofertar quesos y manjares, además de hortalizas y variados frutos
de la tierra de su tierra.
Finos ponchos confeccionados con lana de vicuña.
Esposa abnegada, madre amorosa, empresaria rural exitosa;
por amor a su familia, muy a su pesar, bajo el magnánimo imperio de velar por el porvenir de su prole, sin embargo, un 13 de febrero de 1964 debió abandonar el pueblo al que dio vida
con su gracia y su laborioso pundonor.
Sintió de seguro aquel día inexorable morir al partir, pero acaso también comprendió que así es
y tiene que ser la vida: una sucesión de vidas.
Una agonía. Una resignación. Y también una resurrección.
Partió con destino a Huacho, llevándose en su mente, en su corazón y en sus manos a Cajatambo.
Cajatambo inolvidable. Inolvidable Cajatambo.
Eterno amor de Machi,
y nuestro !



No hay comentarios:

Publicar un comentario