miércoles, 24 de julio de 2013

ISHKAIMI NAHUINZI, ISHKAIMI MAQUINSI


Dos pueblos:

-Cajatambo
-Huacho.

Dos libros:

-"Primavera en llamas"
-"Cajatambo, en la historia y en la memoria"

Ishkaimi warmekuna....
Definitivamente...no puedo quejarme.





martes, 23 de julio de 2013

CAJATAMBO EN HUACHO


"Cajatambo, tesoro de cantos y encantos. Cajatambo, provincia fundacional de la República. Cajatambo, ruta de expansión de la Civilización Andina. Cajatambo, la provincia más antigua del Perú, está de fiesta, y ningún lugar mejor para anunciarlo que el primer recinto de la Patría", con estas palabras pronunciadas la mañana del sábado 13 de julio de 2013, comenzó los actos celebratorios que la comunidad cajatambina, residente en Lima, en Huacho y en la ciudad de Cajatambo, realiza en tributo a su patrona: Santa María Magdalena.

En el silencio sepulcral y solemne del patio de Palacio de Gobierno el sonido del tambor y
de la flauta -pues el homenaje fue transmitido en directo por la televisión estatal- marcó la presencia de Cajatambo. El sonido  del tambor y de la flauta que fijan la sincronía y el ritmo marcial de las mudanzas de "Los Huancos". De manera que, literalmente, en los pies de los danzantes que hacen reminiscencia de remotos guerreros de las conquistas incaicas recayó la presentación y representación de Cajatambo. 


Aquella danza no era muy distinta de la que en las celebraciones de Corpus Cristi de 1825 vio el marino ingles (viajero, cronista y etnógrafo, a la vez) William Bennett Stevenson en Huacho. “Durante la semana,-relata Bennett- la aldea está animada con diferentes comparsas de bailarines: una llamada huancos está compuesta de ocho o diez hombres que lucen grandes coronas con plumas de avestruz (de las llanuras de Buenos Aires) en sus cabezas; las plumas están amarradas en un rollo de tela roja, que sostiene no menos de quinientas largas plumas de varios colores pero particularmente el rojo. Tienen pequeños ponchos de brocado, tejido o de satén; en sus piernas llevan envolturas de cuero, llenas de cascabeles; sus rostros están parcialmente cubiertos por un pañuelo atado encima de sus bocas y llevan garrotes como armas; y en el brazo izquierdo un pequeño escudo de madera. Danzan a lo largo de las calles al sonido de flauta y tambor, manteniéndose al tono, de manera que las campanitas de sus piernas golpeen al mismo tiempo que la flauta y el tambor”. Asimismo, se hizo presente la danza festiva que recrea, dentro de la particular comovisión andina, la dualidad constante -del bien y del mal- en estos y otros tiempos: "Los Aucas".

Por su parte, James Paroissien, médico y edecan del general San Martín, apenas once días después del desembarco del Ejército Unido Libertador en el litoral de la provincia de Huaura, anota en su diario, el 21 de noviembre de 1820: “Hoy recibimos noticias que toda la provincia de Cajatambo ha declarado a favor de la causa patriota. Desde puntos distantes viene gente a presentarse donde el general. Nuestro ejercito va aumentando rápidamente y los oficiales están ocupadísimos en instruir a los reclutas, etc.” De igual forma, el 28 del mismo mes precisa: “Treinta excelentes pescadores de Huacho se han ofrecido de voluntarios a nuestra Marina”. Con lo cual se evidencia que el pueblo de Huacho y de Cajatambo compartieron no solo las mismas costumbres festivas sino también similar protagonismo histórico en horas cruciales de la historia del Perú.

Acaso la gloria del aquel heroico pasado sea un factor de la inserción de la comunidad
cajatambina en el ámbito de la provincia de Huaura. Y lo más sorprendente es que aun cuando Barranca sea la provincia de proximidad inmediata, ubicada en el curso de la cuenca de un mismo río compartido, el Pativilca, cuyas aguas descienden de los glaciares de Cajatambo, después de la comunidad residente en Lima es en Huacho en donde se han establecido más familias cajatambinas. De tal suerte, que, sin exagerar, es valido sostener que los cajatambinos han hecho de Huacho una extensión de Cajatambo.

Y es este el contexto en donde, cada año, la comunidad cajatambina lleva a cabo la
celebración más vistosa y elegante, además de genuina, de la ciudad capital de la región Lima. En el 2013, a correspondido la responsabilidad principal de ser oferente a doña Sabina Osorio Taicas, pues ha sido ella la Capitana de la Tarde taurina que se llevó a cabo el 21 de Julio. Pero antes que la del ruedo, valgan verdades, la verdadera fiesta fue sobre la mesa: más de mil mates de parí servidos a los concurrentes durante las horas previas a la corrida de toros.

Cinco carnes (cuyes, gallina, res, oveja y charqui) componen el emblema de la gastronomía cajatambina: el Parí. Y sino fuera ya bastante la variedad de carnes que nadan entre la papaseca graneadita, el ingrediente final resulta contundente: una piedra candente, extraída de las brasas del fogón, dentro del caldo y entre las carnes. Nada que se  le parezca resulta tan remoto y tan presente a la vez. Y por eso, más que un potaje, servirse un mate de Parí, con puñados de maíz tostado regados a granel sobre el mantel, constituye acaso el acto de comunión y de reverencia mas autentico a una singular y misteriosa herencia secular.

Como cada año, este 2013, desde el 24 de julio hasta el 2 de agosto, Cajatambo se apresta a rendir tributo a Santa María Magdalena. 
La herencia ancestral, en armoniosa y respetuosa alternancia, han hecho de Cajatambo un pueblo particularmente andino y a la vez hispano.
Un pueblo bilingue que disfruta del castellano sin olvidar el quechua, no por necesidad, sino por gratitud.
Un pueblo de incas y pallas, y a la vez, un pueblo de capitanes y damas flamencas, orgullosos de su legado quechua y español.
En suma, un pueblo singular y único como sus tesoros glaciares.
Un pueblo que desde antiguo hizo de la hospitalidad un culto sagrado.
Un pueblo que premia siempre, a quien se atreva a descubrirlo, con los corazones y los brazos abierto.
Un pueblo que puedes hacer tuyo.

Las guitarras y las mandolinas llegaron de España. Enseguida, allende los mares, se hicieron también peruanas; criollas y a la vez andinas. Pero sobre todo, cajatambinas.
En otras partes del Perú arraigó la guitarra y la mandolina, pero solo en Cajatambo adquirió la enjundia vibrante y vertiginosa de los fandangos y las bulerías andaluzas.
¿Cómo carajo, me he preguntado muchas veces, surgió una música tan hermosa en un pueblo tan solo rodeado por cerros?
Que importa la respuesta, -salvo aquella de que los hombres son los únicos olmos que dan peras- si ella existe y persiste: elegante y melodiosa.
Única y admirable, igual que sus montañas.

Entre el contrapunto jubiloso de las bandas de viento Sabina me agradece haber colaborado  en su celebración. "Disculpa las molestias que te he causado en todo este año". Le respondo con absoluta franqueza: "Al contrario, me apena que ya no comeré lo que saboreé todo este año". Ríe de buena gana. Pero es verdad: Sabina llegó a los 14 años a Huacho y se quedó para hacerse huachana-cajatambina. Se quedó en Huacho, pero al mismo tiempo trajo a Huacho lo mejor de Cajatambo: sus sabores milenarios. 

"La nostalgia comienza por el estomago", dicen que acostumbraba decir el médico y líder
 argentino-cubano Ernesto "Che" Guevara. Al margen de controversias conceptuales, la afirmación resulta categórica. Tan contundente como un mate de Parí ofrecido, y que mejor, preparado por las prodigiosas manos de Sabina.

Secuencia gráfica: Agencia operadora de turismo Perú Qoya.

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10151828865028140&set=a.10151828793443140.1073741835.577438139&type=1&theater

lunes, 22 de julio de 2013

CARNAVALES DE EXPORTACIÓN

Anna Shamash

Invitado por Lilian Cabello y Yuri Ortega, padrinos de uno de los grupos de Huaylashada, en el mes de febrero viajé a Cajatambo para participar en las celebraciones de los carnavales 2013.
Anna y Jess Morris
Llegué el sábado 16. Luego de enfundarme con el vestuario de rigor (chalina, poncho y sombrero) al final de la tarde, bajo una copiosa lluvia, aparecí  ávido -las imágenes lo prueban- de bailar.
La hermana de la anfitriona, Juanita, me honró con la gentileza de ser mi pareja. Antes me previnieron si estaría dispuesto a ser el padrino sucesor. Respondí que para eso venía, dispuesto a garantizar la continuidad.
Al final, cuando parecía inminente que el ornado arbolito, caería por nuestras manos, una jubilosa pareja conformada por Charito Yanác y su esposo, derribaron el monte cubierto de dádivas.
Anna y Suzetty Santamaría Quinteros
Pero dentro del grupo de parejas que hacían derroche de gracia y entusiasmo, resaltaba la presencia de dos jóvenes visitantes dando esforzados y jubilosos saltitos. Digamos que, a su modo, huaylashaban. Con todo, lo que era evidente era lo bien que la estaban pasando.
El lunes 18, luego del viaje de retorno a manera de despedida se me ocurrió decirles: “Espero que guarden un grato recuerdo de Cajatambo”. “Sí !!!”, respondieron sonriendo al unísono.
Era verdad, lo compruebo al ver las fotos que pública Suzetty Santamaría, una bella, chiclayana-cajatambina, que ejerció de magnifica anfitriona de Jess Morris (EEUU) y Anna Shamash (Francia).
Y tan buena anfitriona, para honor de Cajatambo, ha sido Suzztety que no escatimó ocasión para vestir a sus nuevas amigas con el atuendo de carnavales de las mujeres cajatambinas.


SI ALGUNA VEZ




Si alguna vez me hubieran dicho que un día hablaría desde Palacio de Gobierno a nombre de mi pueblo y que mis palabras serían transmitidas en directo a nivel nacional,

no lo hubiera creído.

Si alguna vez me hubieran dicho que un día, luego de escucharme, la jefa de protocolo de la Municipalidad de Lima, me hubiera felicitado por mi desempeño en circunstancia tan protocolar,

no lo hubiera creído.

Si alguna vez me hubieran dicho que un día mi amigo Ulises Requejo me diría: "César ya es hora de que publiques un libro. Nosotros (sello editorial Gresami) nos encargamos de todo",

no lo hubiera creído.

Si alguna vez me hubieran dicho que uno de los líderes jóvenes de más promisorio porvenir de mi país, Miguel Oswaldo Huacre Mendez sería mi ahijado,

no lo hubiera creído.

Si alguna vez me hubieran dicho que un día volvería a ver bailando, cuarenta años después, a mi amor de los diez,

no lo hubiera creído.

Si alguna vez me hubieran dicho que a través de Peru Qoya alcanzaría la joya glaciar mas bella de Los Andes y la cima mas alta del amor,

no lo hubiera creido.

Sin embargo, todo eso (y mucho más) sucedió este mes de Julio de 2013.

Me pasó a mí. A mí que en estos momentos debe suspender su perplejidad porque los descendientes de los cuyecitos que dejó mi madre en su último viaje a Ambar, ignorantes de mi gloria, reclaman a gritos que vaya a alimentarlos, igual que todos lo días.




jueves, 18 de julio de 2013

CAJATAMBO: JOYA GLACIAR DE LOS ANDES



Nunca como este 2013 la secuencia celebratoria de la comunidad cajatambina, residente en Lima y en Huacho, ha comenzado justo el día en que se rendía homenaje a Cajatambo en Palacio de Gobierno.

Por lo tanto, ningún precedente podía ser más propicio y promisorio para viajar a Cajatambo, a la celebración de sus fiestas patronales (entre el 24 de julio al 2 de agosto).

Pero también nada más oportuno para agregarle a aquella peregrinación de devoción raigal, un día especial: un día frente a las hermosas montañas de Cajatambo.


Pues, a partir de este Julio de 2013, comenzarán los tours de un día hacía las aguas termales de Guñoj y hacía la laguna -la más bella de la cordillera andina- de Jurao. Pues Jurao, es de lejos, muchisimo más bella que LLanganuco.


A partir de 2013 la fiesta también tiene que ser bañarse en las piscinas del Guñoj (mirando el nevado del Pukacalle) y extasiarse junto al Jurao (mirando el majestuoso Yerupajá).


Para tal fin, desde el hotel Tambo del Inca, saldrán a diario los tours que lo hagan posible.


Te esperamos.


Bienvenidos.

Baños termales de Guñoj
Nevado de Pukacalle
La hermosa belleza turquesa de la laguna Jurao

















miércoles, 17 de julio de 2013

"TOCANDO EL VACÍO"


"En 1985, dos jóvenes amigos britanicos, Joe Simpson y Simon Yates, viajaron hasta un lugar remoto del Perú. Ambiciosos alpinistas, su objetivo era conquistar el Siula Grande, un famoso 6 mil, por su cara no escalada. Su historia ya forma parte de la leyenda del alpinismo".
Con estas palabras comienza la película "Tocando el vacío" (Kevin Mc Donald, 2003) que narra la peripecia extrema vivida por los alpinistas Simpson y Yates. La película es la transposición fílmica, a manera de documental, del libro escrito por  Joe Simpson en el que relata la historia verídica de la expedición que realizó junto con Simon Yates, en su desastrosa y casi fatal escalada del Siula Grande, una montaña de 6.344 msnm localizada en los Andes Peruanos en el año 1985. El libro  -publicado el año anterior- se hizo merecedor  del NCR Book Award en 1989, consagrándose desde entonces como un clásico de las historias de montañismo. Por eso mismo, por haberse convertido en un bet seller indiscutible de las mochilas aventureras, quince años después de que fuese publicado, se filmó la película del mismo nombre. Todo lo cual, de la manera más imprevista y sorprendente catapultó a la Cordillera Huayhuash a una notoriedad mediática jamás sospechada  y nunca comprendida. Al respecto, resulta pertinente esbozar algunas precisiones.
El lugar remoto del Perú, al que se hace refierencia, no es otro que la Cordillera Huayhuash (comunidad campesina de Huayllapa, distrito de Copa, provincia de Cajatambo, región Lima).
El famoso 6 mil, el Siulá Grande que desafían Simpson y Yates, corresponde a la cara del glaciar que se encuentra dentro de la jurisdicción de Cajatambo. (El mismo que se encuentra al lado de la cara mas vertical del Yerupajá: la montaña sino más alta mas imponente del Perú).

Yerupajá (6,634) y Siulá (6,344), a la distancia  
En esos escenarios, en el 2003, se filmo "Tocando el vacío". Ricardo Espinoza, el más destacado guía de montaña del Huayhuash,  aquel año recibió, otra vez, a Simpson y a Yates en su hogar, en Huayllapa. La gratitud de Simpson para con los Espinoza no es poca: pues fue don Nemesio (tío de Ricardo) quien transporto a lomo de mula al alpinista luego del accidente y su milagrosa sobrevivencia. "Aquí llegó Simpson -recuerda Ricardo- con la pierna fracturada amarrada con chalina".
La Cordillera Huayhuash se compone de 21 picos (6 de los cuales superan los 6 mil metros de altura). El sector más impresionante y vistosos es el
que rodea al par de lagunas andinas más bellas del Perú: el Sarapo y el Jurao. Se trata de lagunas (3:32 de la película) color turquesa. Las montañas que lo rodean son el Rosario, Rasác Chico y Rasác Grande, Yerupajá, Silulá Grande y Silulá Chico, Ruriquelle, Carnicero: 1, 2 y 3, Waraca, Quesillo, Trapecio. (Carnicero, es más que un nombre: una palabra que resume no una sino muchas tragedias).
El 60% de la Cordillera Huayhuash se encuentra ubicado en la región Lima (Cajatambo), el 25% en la región Ancash (Bolognesí/Chiquián)  y el 15% en la región Huánuco (Lauricocha).
En la película los alpinistas recuerdan que llegar a los nevados requería de un par de días. A partir de 2008, con la construcción de la carretera Cajatambo-Huayllapa el acceso a variado y se ha abreviado. Lo que demandaba una jornada laboral a caballo se ha reducido a dos horas.
Joe Simpson, en pleno ascenso
Asimismo, la comunidad campesina de Huayllapa acaba de inaugurar (2013) un confortable hospedaje dotado de imprescindibles comodidades (señal de tv por cable, agua temperada, baños por habitación) para cualquier visitante, nacional y extranjero. Más aun: los turistas nacionales y aun extranjeros están exceptuados del pago de 40 soles al ingresar por Huayllapa.
En tres horas de grata cabalgata, a través de un camino llano (2:32 de la película) se llega al campamento     -territorio de la comunidad de Huayllapa- de Cutatambo (Rincón de descanso, en quechua) donde se hallan un par de casetas de servicios higiénicos, construidos con paredes de piedra, similares, por dentro, al de cualquier hotel o restaurante de ciudad.
Por todas estas razones, después de ver la película, ha llegado la hora de conquistar esta maravilla glacial que enorgullece a Cajatambo, a la región Lima y al Perú.
Para hacerlo, con los auspicios y la garantía de la municipalidad provincial de Cajatambo, diríjase a la Cordillera Huayhuash por la ruta de Cajatambo.
Los Yanac en el Aconcagua
Recuerde que los comuneros de Huayllapa son los más expertos montañistas de la Cordillera Huayhuash. Ellos salvaron a Joe Simpson. Y que fue precisamente en su territorio que se filmó aquel clásico de las historias del montañismo que es "Tocando el vacío"`.
Y recuerde también que fueron tres cajatambinos, los hermanos Apolonio,  Pedro y Guido Yanac los
primeros peruanos que coronaron la cima suprema del Huascarán, el 4 de agosto de 1953.
Por eso, por todo lo hecho y por hacer, las palabras de Ricardo no pueden ser menos elocuentes: "Yo me siento orgulloso por nuestra Cordillera y por haber dedicado mi vida a darla a conocer a los visitantes extranjeros".
Pero a partir del 2013, Ricardo a tomado una decisión: acoger y conducir por Huayllapa, a menor costo y mejor servicio, al turismo nacional e internacional.
De manera que luego de ver la película, usted decide.

Los esperamos.

Say Wajayla.


martes, 16 de julio de 2013

CINCO HUACHANOS EN EL HUAYHUASH

David Zamudio, Lizbet Susanibar (Peru Qoya), Liliana Soto, Gabriela Minaya, Oscar Nicho y Ricardo Espinoza (con sombrero)

Fueron para hacer una tarea de la universidad y terminaron produciendo uno de los vídeos más divertidos de la historia del Huayhuash.
Fueron a conocer la joya glaciar de Cajatambo y terminaron en Palacio de Gobierno celebrando.
Fueron a compartir un viaje y descubrieron que eran mas amigos de lo que creyeron.
Partieron convencidos de ser huachanos y regresaron orgullosos de ser
también cajatambinos; hijas e hijos de una región.
Fueron a hacer una tarea y, aunque lo ignoren, son (y serán siempre) los precursores de una ruta que cada año crecerá paso a paso, año a año.
No por nada, Ricardo Espinoza, el más calificado y destacdo guía de montaña del Huayhuash, ha optado y prefiere -a costos menores- trabajar con visitantes del país. Esa es su recompensa: ver a los peruanos disfrutar de lo que antes era solo un privilegio de extranjeros.
Gaby, Lili, David, Oscar, conducidos por Lizbet Susanibar (fundadora de la agencia Perú Qoya) aunque no lo crean ni lo sepan (al igual que los hermanos Yanac que fueron los primeros peruanos en conquistar la cima del Huascarán) son los inolvidables pioneros que -con su gracia y espontaneidad- harán que el Huayhuash alcance la cima del corazón de otros jóvenes corazones.


viernes, 12 de julio de 2013

CAJATAMBO, TESORO DE CANTOS Y ENCANTOS.



Provincia fundacional de la República. Ruta auroral de expansión de la civilización andina, está de fiesta. Y ningún lugar más solemne y representativo que Palacio de Gobierno para anunciarlo.

Como cada año, este 2013, desde el 24 de julio hasta el 2 de agosto, Cajatambo se apresta a rendir tributo
a Santa María Magdalena.
La herencia ancestral, en armoniosa y respetuosa alternancia con el legado hispano, han hecho de Cajatambo un pueblo, además
de cristiano, particularmente andino.

Un pueblo bilingue que disfruta del castellano sin olvidar el quechua, no por necesidad, sino por gratitud.
Un pueblo de incas y pallas, y a la vez, un pueblo de capitanes y damas flamencas, orgulloso de su legado quechua y español.
En suma, un pueblo singular y único como sus tesoros glaciares.
Un pueblo que desde antiguo hizo de la hospitalidad un culto sagrado.
Un pueblo que premia siempre, a quien se atreva a descubrirlo, con los
corazones y los brazos abiertos.
Un pueblo que puede ser, sin demora, si te atreves, también tuyo.



jueves, 11 de julio de 2013

TRES HERMANOS EN LA CIMA DEL HUASCARÁN

Apolonio, Pedro y Guido.

APOLONIO,  PEDRO y GUIDO

Un día de fiesta en Atusparia, en ese pedazo de Cajatambo que conforman cinco manzanas en San Juan de Lurigancho, conocí a Apolonio. Conversamos y nos emborrachamos de emoción y alegría, mientras Los Negritos danzaban haciendo sonar sus campanillas. 
Pero verlo fue para mí la verdadera fiesta. Entonces yo era solo un estudiante en San Marcos que soñaba con escribir. Al verlo tan contento y animado, brindando con aquellos muchachos cajatambinos que eramos entonces, en un momento de la conversación, le pregunté, acaso para tener algo que contar alguna vez: "¿Usted que siente por Cajatambo?" "Todo lo que he hecho, -contestó- lo hice por Cajatambo y por eso también estoy acá". No dijo nada más. Mejor dicho, no pudo: sacó su pañuelo y lloró. Tampoco pregunté nada. Tampoco pude.
Luego que se repuso me dijo algo que jamás imaginé y que me colmó de gratitud: "No me digas don Apolonio, porque tu eres mi sobrino: eres nieto de mi prima".
El tiempo ha pasado. Apolonio descansa en paz, pero el recuerdo de su gloria, y la de sus hermanos, vive.

Aquí el relato de su hazaña.

martes, 9 de julio de 2013

CAJATAMBO, PUEBLO DE MONTAÑAS


Ciudad de Cajatambo


Si alguna vez, tú -sedentario y magnifico internauta- consideras llegar hasta esta maravilla de la naturaleza (en lugar de magnificar nimiedades banales: pequeñeces de una pequeña vida) bienvenido seas. Lo digo justamente cuando  -por mas que el tiempo pase- acabo de retornar de un viaje con cuatro jóvenes entrañables por su humor y valor: Liliana, Gabriela, Oscar y David. Nunca olvidaré el momento en que, entre vientos y granizadas, con el corazón, literalmente, a punto de estallar, superaron los cuatro mil metros ascendiendo desde el litoral marino de Huacho y su universidad.

En mi caso, soy el mismo hombre gordo, calvo y canoso que partió. Pero al mismo tiempo, soy otro. Jamás olvidaré la mirada del Yerupaja, majestuoso y pavoroso, (y es que cuando se mira mucho rato una montaña, decia Nietzsche, es la montaña la que te mira). Pues, aun cuando el Huascarán sea la montaña más alta del Perú, resulta que, hecha la comparación, no pasa de ser un encorvado maganto gigante, mientras el Yerupajá es una enhiesta montaña de cuatro lados verticales y mortales (motivo de su otro nombre: Carnicero).

La Cordillera Huayhuash forma parte de los diez circuitos de montaña mas importantes del mundo. Más de la mitad  de su área -compartida con Ancash y Huánuco- pertenece a la región Lima (provincia de Cajatambo, distrito de Copa, comunidad campesina de Huayllapa). Cada año, atraídos por la fama de su belleza, recibe mas de cinco mil visitantes (caminantes y montañistas, mayormente europeos) entre los meses de mayo a setiembre.
El desafío no es que exista, sino que también nosotros -cajatambinos y peruanos, en general- existamos para ella. Pues, nunca como ahora, las condiones existen: carretera Lima-Huacho-Cajatambo-Huayllapa. De allí, del pueblo, luego de tres horas de cómoda y grata cabalgata por un camino amplio y llano, se llega al campamento de Cutatambo (El Rincon del Descanso, en quechua) y de allí a San Antonio: el más perfecto mirador de montañas del Perú.
Allí, en la pampa cercada, a 4,500 metros de altura,  el visitante encuentra servicios higiénicos  similares al de un hotel o restaurante de cualquier ciudad, pero que (igual a como sucede en Caral) verlos, con sus paredes de piedras labradas, en la pampa de Cutatambo constituye  una verdadera atracción. De igual modo, la comunidad de Huayllapa cuenta con un magnifico hospedaje (con ventanas que miran hacia sus apus protectores: el Padre Eterno y el Luis Gargo), conexión de tv por cable, baños individuales y agua temperada. Y lo que es mejor: acaba de ser concluido.
La comunidad campesina de Huayllapa está conformada por 120 familias y cuenta con una extensión territorial de 21 mil hectáreas (que comprende el área glaciar). Hasta el siglo XX, salir de Huayllapa hacía Cajatambo, demandaba una jornada laboral en horas de viaje a caballo; con la construcción de la carretera el recorrido se ha reducido a un par de horas. Para mayor comodidad, de los comuneros y los vistantes motorizados,  existe a diario servicio de movilidad.
Y puesto que el desarrollo, debemos suponerlo, consiste también en ostentar lo que tanto buscan los visitantes venidos de los mas remotos confines del mundo, lea está crónica, y no lo dude: visite Huayllapa, saboreé sus deliciosos quesos y conquiste el Huayhuash. Atrévase.
Pero además de la empresa ganadera comunal que produce magníficos quesos, la comunidad de Huayllapa cuenta con experimentados y diestros guías de montaña. Hombres que aman su tierra, sus tradiciones y, sobre todo, el privilegio de haber nacido al pié de las más bellas montañas del Perú. Y por eso mismo, justo cuando los peruanos descubrimos que serlo no es menos impresionante -ni menos rentable- que no serlo,  la comunidad campesina ha tomado la determinación de constituirse en el bastión de ingreso nacional hacía la Cordillera Huayhuash. La mayor ocupación del área glaciar, la mayor cantidad de rutas y la mayor belleza de los mismos, ha conducido a promover costos asequibles (mucho menores a los que ofertan las empresas operadoras establecidas en Huaraz, vinculadas a las agencias europeas).

De manera que la opción de ingresar al Huayhuash por Cajatambo permite no solo pagar menos y disfrutar más y mejor, sino, sobre todo, propiciar y hallar algo fundamental para el destino de nuestra patria: una atmósfera de fraternidad inclusiva,  económica y cultural. Alojarse en un pueblo ubicado entre dos apus que semejan dos manos protectoras,  gozar de la calidez de su clima y de su gente, junto con la belleza incomparable de los dones que la naturaleza le otorgó, es algo que ninguna familia peruana debería perderse. Pues nada alimenta mejor a un pueblo que cada vez se alimenta mejor, que la belleza que nutre su alma, su orgullo y su esperanza.

Cuando el 21 de noviembre de 1820, llegó de Cajatambo un contingente de 56 reclutas al cuartel general de Huaura, a los que dió  bienvenida el mismo general San Martín -cuyas palabras eran traducidas- el coronel James Paroissien, testigo presencial, anotó en su diario: "Son fornidos montañeses y estoy seguro que serán buenos soldados". De seguro, que lo fueron. Pues, de lo que no cabe duda, es de que los cajatambinos siguen siendo magníficos montañistas. No por nada son tres cajatambinos, tres hermanos, Apolonio, Pedro y Guido  Yánac, los protagonistas  del logro histórico de ser los primeros andinistas peruanos en coronar la cima suprema de las montañas del Perú, el Huascarán, el día 4 de agosto de 1953.

Y es por eso que los comuneros de Huayllapa siguen siendo los más calificados guías y asistentes de alta montaña con que cuenta la Cordillera Huayhuash.


lunes, 1 de julio de 2013

O JOGO MAIS BELO DO MUNDO


                                                                                        Para Gorete

Desde que decidí -malaya mi suerte- sustituir las lecturas matutinas por la espectación de las emisiones televisivas, desde hace meses despierto, por predisposición operativa del artilugio visual de marras, escuchando, y enseguida viendo (primero con un solo ojo) el madrugador noticiero de la red O Glogo: "Bom Día".
Por otra parte, despertar con el rumor melodioso del portugués me libra del aldeanismo chauvinista de limitarme al habla, y a los hablantes, que me rodean. Total, salvo las referencias nacionales, sigo la historia cotidiana del mundo a través de una visión y versión mucho más grata para mis ojos y para mis oidos. Por lo demás, respecto a las novedades de nuestra amada patría, la sucesión macabra que plaga los noticiarios, solo cambia de lugar y nombre.
De manera que hoy 1 de Julio  desperté celebrando el triunfo de un pueblo que no es mío, pero que siento mío, reunido en decenas de plazas y hasta cantando el himno nacional, mientrás transcurria la sucesión de minutos cruciales en que once brasileños se enfrentaban a once españoles, disputando, no solo el final de un campeonato, sino también de una historia: el equipo campeón del mundo contra la selección del país que ha dado cinco selecciones campeonas del mundo.
Después del revés de Sudafrica, como lo dijera con sumo acierto no un comentarista deportivo sino un crítico literario, Brasil iba a despertar. Mandar al carajo el lastre abrumador de la gloria, para simple y sencillamente sudar la gota gorda. Y el 30 de Junio de 2013, quedó en evidencia porque Brasil es Brasil: el país que convirtió un deporte en arte.
"No creo en las patrias exclusivas, como no creo en las madres insustituibles", decía Marguerite Yourcenar. Hoy al despertar, conmovido y emocionado, mejor que nunca, lo comprendí.